No te podras resistir a la tentación de la sangre.
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
#Se pide a los personajes cannon
#La administración busca estos personajes.
#Se necesita con urgencia Reyes Volturis y Cullens para el desarrollo de la historia.
#Ya tenemos la primera trama
#Nos hacen falta licántropos y humanos.
# Rebbeca W. Black busca su marido.
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» Full Moon .No hay culpa sin sangre. [twilight][Norma][Recien abierto]
Sáb Mar 12, 2011 3:22 pm por Invitado

» Il Messaggio # N U E V O # Normal
Lun Ene 17, 2011 11:43 am por Invitado

» Underworld New Era
Sáb Nov 06, 2010 4:06 pm por Invitado

» Foro "Twilight Moon"
Sáb Oct 16, 2010 1:24 pm por Invitado

» Sunset After Dawn
Dom Oct 10, 2010 2:53 am por Invitado

» Me voy u.u
Sáb Sep 04, 2010 7:33 am por Kate A. Holly

» Volterra Night [Afiliación Elite]
Vie Sep 03, 2010 4:05 am por Invitado

» Twilight Temptation Foro
Jue Ago 26, 2010 4:06 am por Invitado

» Glee-Club Foro de Rol (Afiliacion Elite)
Lun Ago 23, 2010 9:06 pm por Invitado

BD ROL
Chronicles Of A Damn Promise
Image and video hosting by TinyPic
Twilight Moon
Image and video hosting by TinyPic
Forces Within Sky
Hogwarts
Foro de rol basado en la saga de Twilight. Los personajes e historias principales pertenecen a la misma, pero la base de la historia de la que parte el foro, los personajes e imágenes, pertenecen al foro. Si hay alguna copia de su contenido, será denunciado. Derechos reservados a los administradores del foro.

Comparte | 
 

 Antojo de Noche (Rebbeca)

Ir abajo 
AutorMensaje
Dimitri A. Blume

avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 11/07/2010

MensajeTema: Antojo de Noche (Rebbeca)   Lun Jul 19, 2010 3:16 pm

Esta noche, tenía antojo de noche, y solo esta y no otra, esta específicamente tenía antojo de noche. Lechuzas y otra aves voladoras, vividores de la oscuridad de la penumbra en la noche. No es que necesitara demasiado la sangre de animal, aún no tenía sed, pero en cambio mis ojos iban mostrándome que mi periódo de caza se iba acercándo, ¡claro! ya tendría que guardar el día de caza en la agenda por que como la tengo taaaaan apretada -algunas veces me ponía así de irónico para por lo menos hacerme la eternidad un poco más pasable. Algo bueno de mi parte ¿no?-, aun así estaba claro que aunque tuviera la agenda apretadísima, daría igual pues mi sed atacaría mi gargante con un dolor tan amenazante y cercano a la locura, que el intinto de cazar sería muy apabullante, aunque tuviera un siglo de vida... siempre estaba ese maldito instinto, siempre...

Anduve hasta que los minutos pasaron y eran casi la una de la mañana. La luna esta como la parte blanca de una uña. Además de que esta noche estaba realmente linda y blanca, pulcra, como si estuviera en una vitrina para que nadie pudiera estropaer su esplendor. No hacía demasiado viento, una brisa con un deje de hierba fresca y el rocí recién empezaba a formarse. Una buena y perfecta hora para darse un paseo por el bosque, sí señor.

Desde lo lejano empezé a escuchar las pisadas y el latido del corazón de humano, sus latidos eran diferentes a los de cualquier otro ser, estaba traquilo, parsimonioso, quizás dándo un paseo como yo. Aunque, es muy peligroso que un humano saliera por estos lares. Los pumas habitaban por esto sitios y si no era cazador con un buen arma, los pumas lo tomarían como comidas, un tente en pie quizás.

Me acerqué al humano que al final resultó ser humana por el olor que desprendía, y como predije, daría un paseo. La vigilé por entre los árboles para saber exactamente que hacía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rebbeca W. Black

avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 14/07/2010

MensajeTema: Re: Antojo de Noche (Rebbeca)   Miér Jul 21, 2010 8:59 am

La luna brillaba, era la reina de la noche, y sus subditas las estrellas parecian brillar de emoción a su alrededor. Había sido un día soleado, y al igual que este, la noche prometía ser tan radiante y despejada. Yo estaba recostada en la cama con los ojos cerrados pero despierta. Dava vueltas y vueltas en mi lecho sin saber como parar ni cual sería el secreto del sueño aquella noche. No lograba ni tan siquiera adormecerme, me sentía como si hubiera pasado ya toda la noche y tras el estruendo de mi despertador el día comenzase. La luz de la luna iluminaba mi rostro y lo hacía parecer blanquecino y palido pero a la vez luminosos y brillante. Al final termine caiendome de la cama, no fue un gran golpe, solo un susto. Me levanté y tras zafarme de las sabanas qeu se pegaban a mi sudoroso cuerpo, me anude el cabello y decidí salir a la calle, tal vez tomar un poco el aire me ayudaría a dormir.

Estando en el porche, cuando algo en el bosque llamo mi atención, el vuelo de algun pajaro nocturno seguramente. No pude reprimir el recuerdo de mi última intrursión en el, la vez que mi hermana y yo metimos a regañadientes al pequeño Jake diciendole que alli había un unicornio o algo parecido. Una sonrrisa se dibujo en mi rostro al recordarlo, había pasado tanto tiempo desde entonces. Siempre había sido una mujer de impulsos, y esta vez no sería menos. Me apetecía volver a adentrarme en ese bosque que aun habiendo transcurrido casi diez años, conocía como la palma de mi mano. Baje los escalones hasta la fresca hierba y me adentre entre la maleza, el corazón me latia con fuerza bajo el fino y corto camisón del que había olvidado desprenderme. No quería perder el tiempo cambiandome de ropa.

Al principio los arboles estaban separados y el paso era sencillo, pero pronto el follaje fue siendo cada vez mas espeso y mis pasos disminuieron la velocidad por miedo a caerme. Sabía perfectamente donde estaba, esto no había cambiado mucho, pero una gruesa raiz me tomo despistada mirando hacia las ramas y tras enredar mi pie en ella, me di de bruces con el suelo.
-¡Mierda!

Esclamé y apollandome en mis manos gire mi cuerpo hasta quedarme sentada apollada contra el tronco de un arbol. Miré mi rodilla, no me iba a morir desangrada pero seguramente tendría que desinfectar la herida tras hacer que dejara de sangrar. Me quité el fino jersey que llevaba sobre el camisón y lo puse sobre la herida. Tantos años en Nueva York habían logrado hacer que perdiera bastante el equilibrio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dimitri A. Blume

avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 11/07/2010

MensajeTema: Re: Antojo de Noche (Rebbeca)   Jue Jul 22, 2010 6:26 am

Sus pisadas por el bosque eran demasiado ruidosas y torpes, por su color de piel y sus facciones, diría que era del lugar, aunque por su torpeza también podría decir dos cosas.

Primera o nunca salía de su casa y se las pasaba con la tecnología que había hoy en día, entre ordenadores, aparatos de música, vídeo juegos, televisores... No podía llegar a entender porqué los humanos.... no, cómo los humanos podían pasar el tiempo metidos en sus casas, para como decían ellos matando el tiempo, y es encima de tener tiempo ilimitado, nada más hacían perder su "preciado" tiempo. En cambio a mi eso me daba igual, y aunque me habituaba bien a cualquier tecnología, nunca me llegaría a picar con esas cosas, nunca me había llegado a tocar, hasta el punto de que me picaran. Podía hacer cualquier cosas que se me pasara por la cabeza o quizás cualquier locura, no moriría nunca, tendría todo el tiempo por delante y nunca me aburriría de la naturaleza o de las cosas inexplicables de la vida.

Segunda que fuera de por aquí y que se hubiera ido de este precioso lugar durante algunos años por cualquier tipo de problema, quizás enfermada, quizás trabajo, quizás habladurías, puede que estudios, parecía tener la edad de estar en el buen momento de estarlo. Siempre me llamó la curiosidad de poder estudiar, aunque quizás por mi edad ya no me interesaba decir que era unos cuántos de años menos, ni tampoco tenía ganas de mentir, mi lugar no era que me dieran clases ni cualquier tipo de enseñanzas, no tenía ganas de estar metido durante un tiempo que para mí era realmente poco con lo que he vivido, pero bueno cada uno era libre de hacer lo que quisiera, para mí ya era realmente tarde.

La humana cayó por una rama que estaba en el camino de sus pies, estaba claro que no era mucha de su costumbre darse un paseo por el bosque y menos cuando era oscuro, y los ojos de los humanos solo veían de día. No servían para mucho la verdad, pero por lo menos eras humano. Se hizo una pequeña herida y el olor de la sangre llegó a mis pulmones rápidamente, dejé de respirar, aún me era difícil resistirme a ella, la sangre de animal siempre sería un trozo de to-fu feo y solitario en un gran plato, mientras que la sangre de humano sería como compararlo con un menú de hamburguesa con patatas y luego tu helado.

Nunca serían iguales, puede que dentro de muchísimo tiempo, algo cambiara, pero estaba claro de que ese momento no llegaría ahora y eso me estaba muy presente en mi mente. Se empezó a quitar el jersey que llevaba para una noche que realmente estaría fresca aunque yo no sintiera ni frío ni calor, Se lo puso encima de la herida cortando la hemorragia lentamente, la coagulación de las mujeres era mejor que las de un hombre, y estaba claro porqué, y aunque no tuviera estudios, ni graduados, ni títulos que colgar en un marco en la pared de un gran despacho honrosamente, estaba claro no me dejaría ser un idiota paleto que sabe sacar ningún tema de conversación. Yo no me permitiría tal idiotez de pensamiento retrasado.

Decidí de entre mis cavilaciones de si salir de entre los árboles o salir de allí y esperar no volver a encontrarme otro humano y que se hiciera una herida. Estaba en plena tensión por el haber olido el latente y placentero olor de la sangre que aún había en mis pulmones. Empecé a dar un paso y luego otro hasta parecer un mecanismo de un mismo robot articulado, a la misma vez que inicié mi expulsión de todo olor de la sangre en mis pulmones, y demos gracias a no se quién porque hacía muy muy poco que había bebido, sino tendría que haber salido de allí, y haber dejado al amparo de la oscuridad de la noche a la humana y que se las buscara como pudiera.

Mis pasos no se escucharon como buen cazador que era, me fui acercando hasta quedar a su lado, y tuve que pisar a propósito una ramilla para que se percatara de que alguien estaba a su lado- Hola, perdona si te he asustado, pero he escuchado un golpe y pensé en acercarme y averiguar que ocurrió, veo que te has caído- miré la herida y luego a sus ojos.

- Perdona la osadía, soy Dimitri ¿Puedo ayudarte?- dije mientras señalaba la herida, la sangre empezaba a atravesar un poco la doble tela del jersey, no es que fuera muy peligrosa ni se fuera a desangrar, pero no era bueno que se infectara, eso podría ser muy doloroso. Extendí mi mano pero sin llega a tocar en ningún momento lo que fue ni el jersey ni ella misma, no quería correr el riesgo de que me tuviera miedo, no lo tenía porqué tener, pues sería para nada, quería estar seguro de que no correría el riesgo de que me temiera.

Intenté buscar con mi oído si había algún sonido típico de cualquier humano durmiendo, pero no escuché, suponía que llegados a esta situación tendría que llevarla hasta su casa. Con la esa herida sería un poco complicado y molesto el andar, pero lo veríamos si esta querría subirse a mi espalda o si le era más cómodo en voladas. No me sería ningún problema el llevarla en cualquiera de las posiciones, la fuerzas que tenemos es menuda, llevar unos pocos kilos encima sería como llevar a un pequeño cachorro, al menos espero que no se molestara si se lo proponía.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Antojo de Noche (Rebbeca)   

Volver arriba Ir abajo
 
Antojo de Noche (Rebbeca)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historias de la noche
» [Prologo] Pensamientos de una noche de luna
» [Prólogo] La diversión de la noche
» Buenos días por la noche.
» [Prólogo] Noche de locos.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Power of the Blood :: AFUERAS DE FORKS :: Bosque-
Cambiar a: